Estás leyendo
Audi quattro, el coche que revolucionó el concepto de turismo y la competición

Audi quattro, el coche que revolucionó el concepto de turismo y la competición

+3
Ver galería

El Salón de Automóvil de Ginebra de 1980 fue testigo del lanzamiento de un coche que marcó un antes y un después tanto en el ámbito de los turismos de pasajeros como en la competición, gracias a su revolucionaria tecnología de tracción total: el Audi quattro, un coupé deportivo que despertó la admiración de la prensa y del público. Desde entonces, el sistema de tracción quattro es una de las señas de identidad de Audi, que ya ha comercializado más de 10,5 millones de vehículos con tracción quattro, tecnología que fue elegida por el 45% de los clientes que el año pasado optaron por comprar un Audi.

 

Presentación del audi quattro en el Salón del Automóvil de Ginebra de 1980

 

Hasta su presentación, la tracción a las cuatro ruedas era un concepto que se reservaba para camiones y vehículos todoterreno y su utilización en un turismo surgió en el invierno de 1976 a 1977, durante las pruebas del Volkswagen Iltis que Audi estaba desarrollando para el ejército alemán en Escandinavia. Por aquel entonces, Audi estaba trabajando en un vehículo deportivo de altas prestaciones sobre la plataforma del Audi 80 equipado con el potente motor turbo de cinco cilindros del Audi 200 y al que viendo las increíbles cualidades del Iltis sobre terrenos helados y nevados, adaptaron su tracción total.

 

Los éxitos en el Campeonato del Mundo de Rallies llegaron apenas un año después de la presentación del Audi quattro original

 

Fue así como en la primavera de 1977 surgía al proyecto 262 dirigido por Walter Treser como origen del futuro Audi quattro, también conocido como “Ur-quattro” (original o primero en su especie en alemán), cuyo primer prototipo experimental realizó las primeras pruebas en las carreteras nevadas de los Alpes austríacos en enero de 1978 y que tras solventar los problemas de tamaño y peso de una transmisión dotada de una caja de transferencia como la que se utilizaba en los vehículos todoterreno, a finales de 1980 dio comienzo su comercialización.

 

Radiografía del Audi quattro

 

El Audi quattro original, que estuvo en producción hasta 1991 estaba equipado con un motor de 5 cilindros de 2.144 cc y con un turbocompresor con una presión de soplado de 0,85 bar, que gracias a sus 200 CV aceleraba de 0 a 100 km/h en 7,1 segundos y alcanzaba una velocidad máxima de 220 km/h. En el Salón del Automóvil de Frankfurt de 1983, Audi presentó el Audi Sport quattro, una evolución del Audi Quattro original al que los ingenieros acortaron la distancia entre ejes y desarrollaron una versión del motor de 5 cilindros con 2,1 litros de 306 CV y 350 Nm de par motor, convirtiéndose, así, en el en el primer superdeportivo de Audi, y en el automóvil alemán más potente fabricado en serie. De esta versión, apodada “Shorty” se fabricaron 214 unidades, 14 más de las 200 que obligaba el reglamento para ser homologado y se convirtió en el modelo más caro de Audi hasta la fecha.

Hasta su presentación, la tracción a las cuatro ruedas era un concepto que se reservaba para camiones y vehículos todoterreno

 

Ver también
Lunaz transforma a eléctricios los Rolls Royce clásicos

 

Los éxitos en el Campeonato del Mundo de Rallies llegaron apenas un año después de la presentación del Audi quattro original. En su debut en la nieve del Rally de Montecarlo de 1981, Mikkola tuvo que abandonar cuando lideraba la prueba con gran superioridad y en la siguiente prueba, en Suecia llegó la primera victoria. Al año siguiente, el Audi quattro dominó el campeonato, logrando siete victorias y el primer titulo mundial. En 1983 Audi consiguió el campeonato y el subcampeonato de pilotos con Mikkola y Blomqvist, pero sería 1984 el gran año de Audi al lograr el titulo de marcas y el de pilotos de la mano de Blomqvist con el Sport quattro de Grupo B, que contaba con una distancia entre ejes más corta, modelo al que le siguió el Sport quattro S1 con un motor de 476 CV, que entre sus victorias destaca la mítica subida al Pikes Peak con Walter Röhrl al volante.

 

El Audi quattro revolucionó el Mundial de Rallies con su tracción a las cuatro ruedas