Estás leyendo
Maserati Quattroporte, 40 años como vehículo de la Presidencia de la República Italiana

Maserati Quattroporte, 40 años como vehículo de la Presidencia de la República Italiana

A mediados de diciembre de 1979, Maserati, sinónimo de exclusividad, elegancia y prestaciones, presentaba al Presidente de la República Italiana Sandro Pertini en una ceremonia que tuvo lugar en Roma y en la que también estuvieron presentes el entonces Ministro de Industria y Comercio Antonio Bisaglia y el Consejero Delegado de la Casa del Tridente, Alejandro de Tomaso, la tercera generación del Maserati Quattroporte, en versiones con cambio automático y manual, de la que a largo de su periodo de fabricación (1979-1990), se fabricaron un total de 2.145 unidades.

 

Fue el coche utilizado por el Presidente Sandro Pertini en la histórica visita a la fábrica de Ferrari en Maranello el 29 de mayo de 1983, provocando un cambio en el protocolo, fruto de la rivalidad entre Enzo Ferrari y Maserati,, pues tuvo que ser el presidente italiano el que se tuvo que acercarse a saludar a Enzo Ferrari y no al revés, como estaba estipulado

 

Diseñada por Giorgetto Giugiaro, fue el primer vehículo completamente nuevo diseñado durante el periodo de la gestión de Tomaso (1976-1993), que estuvo inspirado en las líneas de la primera versión del Quattroporte del 1963, aunque con unas líneas menos deportivas y más formales. Esta tercera generación del Quattroporte, estaba equipada con un motor V8 disponible en dos variantes: 4.2 L de 255 CV y 4.9 L de 280 CV, a las que en 1986 se sumó la versión “Royale”, un restyling de la versión con el motor V8 4.9 pero con 300 CV y de la que tan sólo se fabricaron 51 unidades. Esta versión contaba con un interior mejorado que, entre otros elementos, contaba con asientos en suave piel, madera en el salpicadero y en los paneles de las puertas, un radio teléfono situado en el hueco del portaobjetos entre los asientos delanteros y una mesilla plegable retráctil en las puertas traseras.

 

Hoy en día, el Quattroporte sigue siendo el vehículo oficial de la Presidencia de la República, continuando así la tradición de Maserati como proveedor de vehículos para la Presidencia de la República Italiana

 

El interior mejorado del Maserati Quattroporte Royale contaba con madera,  asientos en suave piel, un radio teléfono situado en el hueco del portaobjetos entre los asientos delanteros y una mesilla plegable retráctil en las puertas traseras

 

Ver también
El Opel Manta cumple 50 años

En 1982 la Secretaría General de la Presidencia de la República Italiana solicitó a Maserati la realización de un Quattroporte blindado para el Presidente de la República Italiana y en 1983 se hizo entrega de un Quattroporte color “Dark Aquamarine”, que el Presidente Sandro Pertini utilizó habitualmente para sus compromisos institucionales. El habitáculo del vehículo estaba completamente blindado y a prueba de balas, con láminas de manganeso de alta resistencia, cristales blindados hechos de policarbonato de 31 mm de espesor, 4 ventanillas con mando eléctrico y techo prácticable para permitir viajar de pie al Presidente y saludar a la multitud, para lo cual, se instaló un soporte en la espalda del asiento delantero para poder agarrarse. Como curiosidad, se da la circunstancia de que fue el coche utilizado por el Presidente Sandro Pertini en la histórica visita a la fábrica de Ferrari en Maranello el 29 de mayo de 1983, provocando un cambio en el protocolo, fruto de la rivalidad entre Enzo Ferrari y Maserati,, pues tuvo que ser el presidente italiano el que se tuvo que acercarse a saludar a Enzo Ferrari y no al revés, como estaba estipulado. Hoy en día, el Quattroporte sigue siendo el vehículo oficial de la Presidencia de la República, continuando así la tradición de Maserati como proveedor de vehículos para la Presidencia de la República Italiana.

 

El Maserati Quattroporte Royale de 1986 con el motor V8 4.9 pero con 300 CV y de la que tan sólo se fabricaron 51 unidades