BMW i8 Roadster, para disfrutar al máximo de una conducción a cielo abierto silenciosa sin emisiones

Al BMW i8 Coupé, lanzado al mercado en 2014, se una ahora la versión BMW i8 Roadster para disfrutar al máximo de una conducción a cielo abierto silenciosa sin emisiones, con un peso en vacío de sólo 1.595 Kg o lo que e slo mismo, sólo 60 Kg más que la versión Coupé, una cifra muy baja para una versión descapotable.

Al igual que la versión cerrada, basa en la arquitectura LifeDrive con bastidor de aluminio y habitáculo de plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP). Si el BMW i8 Coupé destaca como un vehículo de 2+2 plazas extremadamente deportivo, el BMW i8 Roadster irradia la libertad ilimitada de un biplaza descapotable. Ambos modelos llevan el anagrama “Coupe” o “Roadster” en sus respectivos pilares traseros. La gama de colores exteriores incluye ahora los nuevos tonos E-Copper metalizado y Doningtongrau metalizado.

Su capota completamente eléctrico se abre y se cierra muy silenciosamente en 15 segundos, incluso circulando a una velocidad no superior a los 50 Km/h, una capota que queda recogida en un paquete compacto colocado en posición perpendicular, lo que crea unos 100 litros de espacio adicional para almacenamiento detrás de los asientos. Para mayor comodidad y como protección a las corrientes de aire, la luneta trasera se eleva unos 30 milímetros.

La potencia del sistema, con el motor eléctrico y el motor de combustión actuando a la vez, es ahora de 275 kW (374 CV). El nuevo BMW i8 Coupé acelera de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos, mientras el nuevo BMW i8 Roadster tarda un poco más con un tiempo de 4,6 segundos. Ambos modelos tienen una velocidad máxima limitada de forma electrónica de 250 km/h. al igual que en i8 Coupé, su motor de combustión interna motor de tres cilindros y 1,5 litros se ha optimizado, generando una potencia máxima de 170 kW (231 CV) con un par máximo de 320 Nm y, además, genera un sonido aún más deportivo.

Una versión actualizada de la batería de iones litio desarrollada para el BMW i8 refuerza este nuevo nivel de experiencia de conducción eléctrica. La unidad de alto voltaje está situada en la parte central de los bajos del vehículo. La capacidad de sus celdas ha aumentado de 20 a 34 Ah y la capacidad de energía
BMWbruta se ha incrementado de 7,1 a 11,6 kWh (neto: 9,4 kWh). Todo esto significa que el motor eléctrico tiene más energía a su disposición. La configuración de las celdas permite aumentar la potencia máxima en 9 kW (12 CV) hasta 105 kW (143 CV), lo que añade dinamismo a los sprints rápidos con la propulsión exclusivamente eléctrica.

La potencia del motor eléctrico se transmite a las ruedas delanteras y la del motor de combustión a las ruedas traseras, lo que da lugar a un sistema de tracción a las cuatro ruedas específico para híbridos que es controlado por la gestión inteligente de energía del vehículo. En el modo híbrido, el motor eléctrico aporta más potencia para ayudar al motor de combustión cuando el conductor acelera enérgicamente. También es capaz de recuperar energía y alimentar con ella a la batería de alto voltaje con la inercia y el frenado. El generador de arranque de alto voltaje del motor de gasolina también puede generar reservas adicionales de electricidad, asegurando así que haya suficiente energía disponible en todo momento para el sistema de propulsión eléctrica de los nuevos BMW i8 Coupé y BMW i8 Roadster.

Síguenos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *